Usted y su cándida presencia.

Me dice que hacer y no me detiene.

Me estruja, instruye y destruye.

Yo me dejo nutrir, soy su lactante.

Compré ese candor de dos pesos,

me dejé entumecer y arrobar.

He prometido dejar de creerle,

también prometí dejar de inventarla.

Anuncios