Baílame en la cara le pedí.

Baílame por dentro, dijo ella.

Latió el tableado y el zapateo.

Asomaron ritmos y contoneos.

Se hizo vientre con agarradera.

Fue hervidero para las caricias.

Y mi abrigo de piel y manos.

.

Anuncios