Caras entremezcladas, son sabores dulcesalados, picantes y que emborrachan.

Son una trenza de nombres, cabellos y sonrisas; de senos y caderas entonadas.

Funcionan como sinfonía y maquina de reloj donde nunca importan los tiempos.

Olas de sirenas desenfrenadas, son el ejercito y la jauría. Son tres, son docenas.

Son una.

.

.

Anuncios