Le preguntó a la almohada.

Le habló con salivas, babas.

Le acarició con sus pestañas.

Fueron aleteos de libélulas.

Tan pegados a cielos razos.

Se entendieron y abrazaron.

Sin pedir o darse consejos.

Se escucharon y aceptaron.

Enmudeciendo las moralejas.

.

Anuncios