Esta mañana aprendí un par de cosas:

Que si paseas por tus sueños con el torso desnudo te hablan más mujeres.
Que si se rompe el cordón de tu persiana se vuelve de noche en tu cuarto.
Que inexplicablemente puede llover sobre la mesa y no por debajo de ella.
Que hay bombones diseñados para ser comidos y bebidos y ser un chiste.
Que el despertarse solo a veces está bien. Y que todo lo anterior también.

Ahora es cuando empiezo a despertar:

Anuncios