Eres una puta.

Una puta ausencia, un hueco y un roto.

No eres nada, ni nadie.

Eres una puta contradicción.

No estás.

No asomas.

No existes más.

Muy maldita puta.

La muletilla de turno a la hora de pensar en ti.

La gran palabrota que saca sangre de mi carne.

P-U-T-A

pu-ta

.

Así con dos sílabas te tapo la cara y cierro la boca.

Y te llamo puta a sabiendas de que no vas a venir.

Puta, sí.

Puta tú y tu putísima sordera.

Anuncios