A ustedes que cimentaron al hombre,

desmayaron ante la bestia y amamantaron al niño.

 

A ustedes que tuvieron nombres de color,

de animal, de celebración y de carne.

 

Por los intentos de ser ancla y barco de papel,

por los entremares y los naufragios.

 

Por haber sembrado secoyas y abismos,

por los ríos corridos y los charquitos de memoria.

 

Gracias.

Anuncios