El gobierno ecuatoriano lleva semanas hablando de trolls y memes de internet en sus cadenas nacionales sabatinas, como si estos fuesen de sumo interés público o se trataran de amenazas para la estabilidad de la democracia en Ecuador, poniendo de paso a la sacrosanta e intocable Revolución Ciudadana en riesgo.

¿No hay otra cosa en qué poner la atención de los funcionarios a cargo de la comunicación de Ecuador? ¿O del mismo Sr. Correa?
Seguramente estos funcionarios jamás escucharon la expresión “don’t feed the troll”.
Me pregunto también qué medidas toman mandatarios como Angela Merkel, Barack Obama, Vladimir Putin o el glorioso Kim Jong-un cuando ven los millones de tuits, estados de Facebook, chistes en forma de memes en —por qué no admitirlo— nuestras conversaciones privadas en chats y servicios de mensajería.

Correa es una persona inteligente, no tan cauto en sus declaraciones y un tanto ebrio de poder, pero inteligente al final de cuentas. Por esa misma inteligencia me resulta ridícula la forma en la que se queja de estas cosas que todo aquel que llega al ojo público debe enfrentar a diario desde que existe la opinión y el derecho a ejercerla. Sinó pregúntenle a Miley Cyrus o a Jesús, sí el flaco de la cruz que ostentan algunos pechos.
Sobre el uso o mal uso de la otra inteligencia, la de estado, prefiero no hablar, ya sabrán ellos qué hacer con este post, mis cuentas en redes sociales y toda la data que encuentren sobre mí en la web.

Tal vez no rompe la ley, pero vamos a responder (…) por cada tuiter que mandé mandaremos 10 000, diciéndole eres un cobarde”.

Rafael Correa, Presidente de Ecuador
24.01.2015

Algo que debe notarse es el error, que devendrá del ego, del poder, de su propia humanidad, cosa enmendable. Lo intolerable es el doble discurso cuando en los mismos días veo noticias en las que se sigue el caso de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, quien desde el 2012 reside en la Embajada Ecuatoriana en Londres, como refugiado producto de la persecución de la que fue y es víctima.
No pretendo meter en el mismo saco a peras y mellocos, pero vamos, ¿es que el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, no se da cuenta de que promueve el odio y el acoso digital con sus declaraciones?

Supongo que tus derechos son dignos de ser defendidos cuando te llamas Assange y no cuando eres un cholo que ejerce su opinión en internet.

— ❦ —
Asilado desde el ridículo.
Dr. Absurdo.

Anuncios